Press "Enter" to skip to content

Acusan al ‘youtuber’ TheGrefg de querer desahuciar a una anciana de 80 aos en Andorra

Actualizado

Con el desembarco masivo de creadores de contenido e ‘influencers’ en Andorra, la polmica se haba centrado -principalmente- en si, tras esa decisin, intentaban pagar menos impuestos debido al cambio de residencia.

Sin embargo, la controversia tambin se ha extendido al sector inmobiliario en el pequeo pas de los Pirineos.

El ‘youtuber’ TheGrefg ha visto cmo su nombre ha saltado estos das a los medios de comunicacin generalistas por la adquisin de un edificio en 2020 de la calle Obac en la localidad de Escaldes, que est rehabilitando.

Actualmente, solamente hay una inquilina en el inmueble, que vive en dos pisos contiguos. La mujer, de 80 aos, ha denunciado que, desde que la sociedad Grefito SLU compr la totalidad de las viviendas, vivir se ha convertido en una odisea, sobre todo en invierno.

Las obras han convertido su piso en una nevera, pues en el resto de las casas se han quitado las ventanas y las corrientes de aire y las bajas temperaturas hacen inhspito ese lugar.

La anciana asegura que le estn haciendo la vida imposible desde hace ms de tres aos, buscando que abandone el piso forzosamente. Se aferra sus derechos, referidos a un contrato verbal vitalicio que suscribi su marido con los propietarios anteriores.

Es decir, no habra documento escrito, por lo que el proceso judicial puede prolongar la difcil situacin que sufre la inquilina, que se queja al Ayuntamiento de no obligar a la nueva propiedad de garantizar unas condiciones saludables mientras se completan las obras.

Segn publica ‘Altaveu’, la Alcalda de Escaldes ha ordenado «rehacer, tapar o tapiar las ventanas para evitar que la mujer pase fro», pero la empresa de TheGrefg no las ha acometido.

Comunicado de TheGrefg

David Cnovas, que as se llama el creador de contenido, ha tenido que salir al paso en redes sociales para publicar un comunicado y explicar su posicin.

En el escrito, asevera que la sociedad a la que se hace referencia no est gestionada por su persona, sino que la dirige exclusivamente otro individuo.

Adems, Cnovas incide en que la inquilina ya no reside en esos pisos, pues lo hace con un hijo en otra «parroquia» andorrana.

En cuanto al proceso judicial, el Tribunal en Primera Instancia ya ha dictado sentencia -recurrida por la seora- en la que se estima la demanda de la nueva propiedad para proceder al desahucio. Entre otras razones, TheGrefg relata que la inquilina no paga la renta desde hace ms de tres aos.