G2 Esports acaba con su sequía en la BLAST Premier: World Final

G2 Esports acaba con su sequía en la BLAST Premier: World Final

1092 días habían pasado desde la última vez en la que G2 Esports ganó un atlas en una final de Counter-Strike: Global Offensive (CS:GO). Volver a cosechar éxitos era una de las grandes cuentas pendientes de los samuráis en el interior del shooter. Si vestir la camiseta de G2 ya implicaba cierta presión, cada torneo que pasaba sin una trofeo suponía más peso en las espaldas del club. Sin incautación, la ordenamiento se ha deshecho de su carga particular proclamándose campeón de la BLAST Premier: World Final con un sólido 2-0 sobre Team Liquid.

A pesar de estar en el mismo camarilla, G2 Esports y Team Liquid no se habían conocido las caras durante el torneo. Ambos clubes superaron la primera etapa gracias a una trofeo sobre los campeones del Major de Rio de Janeiro, Outsiders. Con unos playoffs sin finalistas del postrero Major, tanto G2 como Liquid escalaron desde los cuartos de final para pelear por el título. Los samuráis se deshicieron de Team Vitality y FaZe Clan, mientras los norteamericanos hicieron lo propio con Natus Vincere y OG.

Independientemente del vencedor, una trofeo en la BLAST Premier: World Final suponía hacer historia para entreambos clubes. Los dos clubes necesitaban deshacerse de su aguafiestas personal, pero llegados a la hora de la verdad, G2 Esports se impuso con mucha más soltura en el interior del servidor. Los samuráis arrancaron la final con su agradecido Inferno, donde fueron imprevisibles desde el costado terrorista. G2 endosó un 4-11 en la primera porción para luego afianzar la delantera con un 7-16 definitivo.

Si la primera porción estuvo marcada por el tándem de Justin Savage «jks» y Nemanja Kovac «huNter-«, en Mirage fue el turno de Nikola Kovac «NiKo» y Ilya Osipov «m0NESY». El segundo atlas, favorito por Team Liquid, estuvo mucho más igualado. G2 Esports estuvo cerca de cerrar el 10-3 en la primera porción, pero Liquid no puso las cosas fáciles al tener un Keith Markovic «NAF» resurgido en comparación a Inferno. Liquid aguantó cuando contó con una economia mejor que la de G2, pero las individualidades en los samuráis resolvieron los momentos de obstáculo.

La trofeo en la BLAST Premier: World Final ha tenido mucha importancia tanto en G2 Esports como club como individualmente para todos los jugadores. Los samuráis han evitado una situación todavía más crítica al afianzar un título meses posteriormente de perderse el Major de Rio de Janeiro. De no haberlo conseguido, las dudas sobre los recambios de Audric Jug «JACKZ» y Aleksi Virolainen «Aleksib» podrían poseer afectado la continuidad del plan. Quizás en un futuro la aventura de Rasmus Nielsen «HooXi» en G2 pueda cambiar. Sin incautación, el hecho de liderar al equipo de nuevo en dirección a los trofeos -además de hacerlo con frags por encima de su ‘mala triunfo’- no se lo quita nadie.

Ambos Kovac han cumplido en Abu Dhabi, Emiratos Árabes Unidos, uno de sus sueños: poder triunfar un torneo juntos. Quien sí conocía mejor esta sensación era jks, que ha sumado su segundo título del año. En cambio, m0NESY la desconocía al completo, pero ya ha saboreado lo adictiva que puede montar a ser de cara a su prometedora carrera. G2 Esports cierra un año empachado de altibajos en un pico similar con el que lo arrancó. Con un resultado mucho más positivo de lo esperado, pero con sensaciones más parecidas -y mejores- a las de Katowice que no a las del Regional Major Ranking (RMR) o Colonia.

a

aa