Press "Enter" to skip to content

las dos duraciones con y sin secundarias

La ambición de Square Enix con Final Fantasy VII Rebirth es aún mayor que con Remake por una simple razón: el planeta abierto. La aparición de Midgar y el reflejo de las posibilidades del original desde los chocobos hasta el Gold Saucer tienen ahora una explicación oficial, las horas precisa del juego con y sin misiones secundarias.

La duración de los juegos para videoconsolas es hoy día una pregunta existencial para comprender de qué manera marcha la industria, y es clave en la adquisición. El perfil de un Elden Ring no es igual al de un Marvel’s Spider-Man dos, sobre todo en el diferencial de la historia primordial y de las secundarias. Y ese espacio es enorme en Final Fantasy VII: Rebirth.

Así lo revela Naoki Hamaguchi, directivo del juego, en una entrevista a los compañeros de Game Informer. En ella revela su amor a The Witcher 3 alén de la saga Final Fantasy y confiesa ciertas similitudes. En verdad el japonés desvela haber investigado ese género de mundos abiertos para trabajar en exactamente el mismo plano, y de ahí la evolución.

En ese punto Hamaguchi aclara la diferencia abisal entre las horas jugables básicas de la historia base y de las secundarias. El directivo estima unas cuarenta horas para el contenido principal, mas este solo va a ser un veinte% de las posibilidades completas de Final Fantasy VII: Rebirth.

El ochenta% sobrante va a ser un contenido centrado en la exploración de ese planeta abierto, y ahí hay dos grandes posibilidades. Con un mínimo base de secundarias el juego va a llegar a las sesenta horas, mas la experiencia completa demandará unas 100. Esto aumenta las sesenta horas totales del Remake, y la base del cambio va a estar en ese planeta abierto.

La rejugabilidad de las secundarias en Final Fantasy VII: Rebirth

La primera una parte de la trilogía tiene un carácter algo más controlado al ser el comienzo de la historia, y aún así hay bastante jugabilidad. Alén del plus de la complejidad en la segunda partida, espacios como el coliseo o ciertos minijuegos dejan ir alén de la simple historia primordial.

Caith Sith en la función teatral de Gold Saucer.

Aún así Final Fantasy VII: Rebirth irá considerablemente más lejos. El mero hecho de introducir Gold Saucer con posibilidades multiplicadas con el original, abre un planeta nuevo. Solo la arena de batalla y las carreras de Chocobo van a tener a ciertos eternamente perdidos entre minijuegos.

Además sabemos que habrá un juego de cartas incluido en el juego, Queen’s Blood, por lo que el vicio puede ser masivo. Si toman en referencia a The Witcher tres tal como han dicho respecto a las secundarias, esto puede ser infinito. Especialmente si crean algo tan atrayente como lo era Triple Triad en Final Fantasy VIII con compilación de las cartas a lo largo del planeta abierto.


cero comentarios

Escribir comentario

0 comentarios