Press "Enter" to skip to content

Los smartphones plegables tientan, pero de momento no convencen, al gran público

Los fabricantes mantienen la apuesta porque los consumidores parecen abiertos a comprarlos en el futuro, sobre todo en China

Los smartphones plegables tientan, pero de momento no convencen, al gran público

A pesar de que se consideran muchas veces como lo último y más avanzado en el mundo de la telefonía, a los smartphones de pantalla plegable les está costando bastante encontrar un hueco en el mercado. 2023 se ha cerrado, según la consultora Counterpoint Research, con apenas 16 millones de unidades vendidas en todo el mundo.

La cifra parece respetable, pero es sólo el 1,3% del total de teléfonos vendidos en los últimos 12 meses y menos del 7% de todos los móviles de gama alta. Es relativamente baja para un año en el que se han presentado más modelos que nunca y a precios más asequibles. También para un mercado que está demostrando tener apetito, aunque cueste creerlo, por los móviles más caros.

La venta de teléfonos de más de 600 euros ha crecido un 6% en 2023. «Se ha producido un cambio en los patrones de compra de los consumidores. Teniendo en cuenta la importancia que tiene el teléfono en sus vidas, están dispuestos a gastar más para obtener un dispositivo de que puedan usar durante un período más largo», explica Varun Mishra, analista en Counterpoint Research.

Aunque los plegables siguen siendo, por lo general, dispositivos más caros que los smartphone de pantalla convencional, en los últimos años la llegada de fabricantes como Oppo, Honor, OnePlus o Xiaomi, han conseguido rebajarlos de forma considerable. A día de hoy existen varios modelos por debajo de los 1.000 euros.

Pero a pesar de ello, la mayoría de los consumidores los considera como una idea que puede ser interesante para el futuro pero no necesariamente para el presente. En China, por ejemplo, casi dos tercios de los compradores de móviles de gama alta está considerando la compra de un teléfono plegable como un futuro terminal.

En Europa también parece estar creciendo el interés. El pasado año, Samsung -que ha vendido casi la mitad de esos 16 millones de teléfonos plegables distribuidos en 2023- logró distribuir más unidades de los Z Fold 5 y Z Flip 5, sus teléfonos plegables más avanzados, que lo que solía conseguir con el Galaxy Note, que hasta hace poco era el más ambicioso de todos los modelos que presentaba cada año. En 2022 la compañía anunció que dejaría de fabricar el Note porque la principal función, la compatibilidad con el bolígrafo inteligente S-Pen, ha pasado a estar integrada en los modelos Galaxy S.

A la hora de decidirse por uno, la mayoría de compradores cita como argumento la mayor superficie de pantalla, la posibilidad de trabajar en varias aplicaciones al mismo tiempo y la novedad del formato. El miedo a la durabilidad y resistencia de la pantalla sigue siendo el principal miedo.