Press "Enter" to skip to content

Valve aceptará por último en Steam los juegos con elementos generados por IA, toda vez que sea contenido legal

Logotipo de la plataforma de juegos para PC Steam – VALVE

   MADRID, diez Ene. (Portaltic/EP) –

   Valve aceptará por último los juegos que usen la inteligencia artificial (IA), una resolución que prosigue a meses de conversaciones con los desarrolladores, quienes van a deber concretar el uso que hacen de esta tecnología y asegurar que los contenidos generados con ella son legales.

   La compañía de juegos para videoconsolas prohibió a fines de junio los juegos en Steam que incluyesen contenidos generados por IA debido a que su propiedad legal «no esta clara» y podían fundamentarse en material protegido por derechos de autor propiedad de terceros.

   Su pretensión no era «desalentar» el uso de esta tecnología, sino más bien hallar la forma de introducir el uso de la IA conforme a las leyes y las políticas de derechos de autor, en un instante en que había más dudas que certidumbres.

   Ahora, Valve ha confirmado su postura de permitir los juegos que emplean inteligencia artificial, mas hace responsables a los desarrolladores del género de contenido (arte, sonido, código, etc.) que con ella se produce, que no puede ser ilegal ni transgredir los derechos de terceros.

   Así, en una publicación compartida en su blog oficial, Valve especifica que los desarrolladores deberán declarar el género de contenido que aparece generado por IA, que se utilizará para la revisión del juego y se va a mostrar en la página de la tienda de Steam.

   Dicho contenido va a poder ser generado previamente, esto es, el que se ha creado con ayuda de una herramienta de IA en la fase de desarrollo; o generado en tiempo real, a lo largo de la ejecución del juego. Este último, además de esto, no va a poder producir contenido ilegal.

   Por su lado, los jugadores van a tener en Steam un sistema para denunciar la presencia de contenido ilegal en los juegos que incluyen contenido de IA generado en tiempo real.