Press "Enter" to skip to content

Zuckerberg, a los familiares de las vctimas de Instagram y Facebook: «Nadie debera haber pasado por lo que sus familias han pasado»

El ttulo de la sesin del Comit de Asuntos Judiciales del Senado de Estados Unidos celebrado este mircoles pareca diseado para dar miedo a quienes fueran a testificar en l: ‘Big Tech y la Crisis de la Explotacin Sexual de los Nios’. Y los convocados forman parte de una lista de empresarios y directivos con los que los legisladores de uno y otro signo poltico parecen tener un placer especial en poner de vuelta y media. Son un blanco perfecto para marcar puntos polticos y, despus, no hacer absolutamente nada, con la excepcin de aceptar los donativos de esas empresas para sus campaas.

As que Mark Zuckerberg, mximo responsable de Meta (Instagram, Facebook, Whatsapp), ya saba a lo que iba. Lo mismo que Shou Cheu, de TikTok; Linda Yaccarino, de la antigua Twitter, ahora rebautizada como X por su dueo Elon Musk; Evan Spiegel, de Snap; y Jason Citron, de Discord. El mismo hecho de que la audiencia se celebre en 2024, justo al inicio de un ao electoral, cuando se cumplen 28 meses desde que un peridico tan poco sospechosos de clickbait, sensacionalismo o anticapitalismo como The Wall Street Journal titulaba en primera pgina «Facebook sabe que Instagram es txico para las adolescentes» era revelador. Entretanto, han pasado los aos 2022 y 2023 sin que nadie haya hecho mucho al respecto, si bien en ese periodo Meta, la duea de Facebook e Instagram, que en ese periodo se ha gastado 38,4 millones de dlares (35,4 millones de euros) en lobby en el Legislativo estadounidense.

La audiencia fue generosa en momentos televisables. El ms intenso fue cuando el senador republicano por Missouri Josh Hawley – que alberga serias aspiraciones presidenciales en 2028 – apret las tuercas al fundador, dueo y mximo responsable de Meta, Mark Zuckerberg, al recordarle que gran parte del pblico de la audiencia eran familiares de adolescentes que haban sufrido graves problemas de salud por haber sido expuestos de manera masiva a las imgenes de Instagram y, en menor medida, Facebook. «Le gustara disculparse ante estas buenas gentes?», le dijo Hawley a ‘Zuck’, que es como muchos le llaman coloquialmente en Estados Unidos.

As que Zuckerberg se levant y, dando la espalda a los senadores, se dirigi a los padres y madres de adolescentes con trastornos de alimentacin, ansiedad o depresin: «Nadie debera haber pasado por lo que sus familias han pasado», dijo. Una vez dejado claro el titular, el quinto empresario ms rico del mundo (144.000 millones de dlares, o 133.000 millones de euros) matiz: «Por eso invertimos tanto dinero, y por lo que vamos a continuar liderando los esfuerzos del sector para garantizar que nadie va a tener que sufrir lo que ustedes y sus familias».

Fue el momento culmen de una ceremonia de contricin que para las empresas representa un peligro reputacional y regulatorio, pero no legislativo. Es imposible que el Congreso de Estados Unidos apruebe una ley que restrinja las actividades de estas empresas, por la sencilla razn de que su facturacin es formidable, su influencia social inigualable, y su capacidad para donar a los polticos es inagotable. Los republicanos hablan de prohibir a TikTok, a la que acusan de realizar espionaje en favor de China, pero el problema – de nuevo, segn el muy republicano The Wall Street Journal – es otro, y se llama Jeff Yass. Aunque desconocido por el gran pblico, Yass posee el 7% del capital de ByteDance, la empresa estatal china duea de TikTok, lo que supone un paquete accionarial valorado en unos 28.000 millones de dlares (casi 26.000 millones de euros). Pero Yass es tambin uno de los mayores donantes del Club por el Crecimiento, una organizacin empresarial que da dinero exclusivamente a polticos republicanos. Josh Haley es, junto con el tambin republicano Ted Cruz – que tambin atac a Zukerberg – , el senador ms beneficiado por la generosidad del Club por el Crecimiento.

Todos esos condicionantes limitaron la credibilidad de la sesin de este mircoles que, pese a los esfuerzos de los senadores, fue recibida con cierto escepticismo por la opinin pblica e incluso por los grandes medios de comunicacin, que le dieron una cobertura limitada. Desde que Facebook, antes de salir a Bolsa, empez a hacer estudios sobre la relacion entre contenidos negativos, de presin y ‘engagement’ – es decir, seguimiento de sus pginas – entre los adolescentes, ha quedado claro que las redes sociales explotan al animal que todos llevamos dentro de la manera ms eficiente posible. Un ejemplo: una informacin reciente – de nuevo, del TheWall Street Journal, cuyo dueo, Rupert Murdoch, tiene una ojeriza especial a las redes sociales por el peligro que stas suponen para sus peridicos, con los que tiene una relacin casi afectiva – muestran que Instagram presenta siempre contenidos de personas ms jvenes que los usuarios.

Tras Zuckerberg, fue el turno de Spiegel, que, despus de ver lo que Haley le haba hecho a su predecesor, se disculp prestamente sin que nadie se lo pidiera. Ms curioso fue el intercambio entre Shou y el senador republicano Tom Cotton, otro que aspira a mudarse a la Casa Blanca en 2029, que dej de lado la explotacin sexual de los nios para preguntar al directivo si «ha sido usted alguna vez miembro del Partido Comunista Chino». La respuesta de Shou dej claro lo bien informado que estaba Cotton: «No, senador, soy de Singapur».

El resultado fue una oleada de crticas, pero poco ms. Zuckerberg, incluso, aprovech la sesin para echar la culpa a sus dos grandes rivales, Apple y Alphabet (duea de Google y YouTube) de la situacin. El demcrata Sheldon Whitehouse resumi la situacin con una frase: «Sus plataformas son horribles a la hora de autorregularse». Por el momento, sin embargo, los reguladores no tienen ni los recursos ni los instrumentos jurdicos para endurecer la regulacin. Eso depende, curiosamente, de los senadores. Pero stos no se los van a dar. Polticamente es ms til estar indignado.